MÚSICA CLÁSICA ( Peer Gynt )

Publicado en por Gormando

Los viernes siempre acostumbro a poner un poco de música y hoy pongo la biografía reducida de Edvard Hagerup Grieg, compositor noruego considerado el principal representante de la música nacionalista de su país. Nació en Bergen en el año 1843 y murió en 1907.

A los quince años alentado por su  madre, Gesine Judith Grieg, que era pianista, ingresó en el  Conservatorio de Leipzig. Allí estudió piano con  Louis Plaidy y E. F. Wenzel.

Alrededor de 1862 Grieg ya había escrito  su Op. 1,  cuatro piezas para piano, además de sus Cuatro canciones para contralto con textos alemanes, que constituyen su Op. 2.

 La obra que le dio más popularidad fue la música incidental para la obra Peer Gynt del dramaturgo Ibsen,   esta obra, que en la actualidad se interpreta en dos suites (Op. 46 y Op. 55), que tan sólo incluyen ocho de los veintiséis números originalmente concebidos por el compositor para la obra de Ibsen.

Peer Gynt es un drama, la historia de un adolescente, aldeano atrevido y un aventurero, capaz de robarle el amor de la novia de un amigo llamada Solveig el mismo día de la boda y después abandonarla, sus aventuras y huída de los trols y su amor por Anitra hija de un jeque, quien, haciendo uso de su poder de seducción, irá despojando a Peer de sus riquezas hasta dejarlo abandonado y sin nada en medio del desierto.

Derrotado de tanto vagar durante dos décadas se encuentra con la Sombra, su alter ego en la vida, quien le muestra que su destino está junto a Solveig, aquella a la que abandonó y que todavía le espera y lo ama. La escena final es muy romántica con la redención de Peer y se purifica con la dulce canción que ella le canta.

Es una obra muy bonita de la que he seleccionado la danza de Anitra con su música un tantosensual  y relajante y la Muerte de Aese, madre de Peer Gynt y que fallece en los brazos de su hijo, es quizá el andante mas doloroso que yo he escuchado,  Peer sostiene con su madre moribunda un extravagante diálogo, en el que lejos de mostrar tristeza alguna, la convence del buen recibimiento que tendrá en el cielo, mientras que la anciana se muestra preocupada por las locuras que cometa su hijo cuando ella ya no esté. 

 

 

 

 

 

Buen fín de semana.

Etiquetado en Música

Comentar este post